Usamos cookies. Más información  aquí Aceptar

Crear arte con inteligencia artificial


Blog sobre Inteligencia Artificial

Ya es posible hacer arte a través de la computación

Nuevos sistemas y modelos crean asombrosas obras de arte

Chelsi Cocking es una artista interdisciplinaria que explora el cuerpo humano con la ayuda de computadoras. Para su trabajo, desarrolla software sofisticado para usar como sus herramientas artísticas, incluidas técnicas de detección facial, software de seguimiento corporal y algoritmos de aprendizaje automático.


El interés de Cocking por el cuerpo humano proviene de su formación infantil en la danza moderna. Al crecer en Kingston, Jamaica, amaba por igual las artes y las ciencias, y se negaba a elegir una sobre la otra. Para la universidad, “realmente quería encontrar una manera de hacer ambas cosas, pero fue difícil”, dice. “Afortunadamente, a través de mi hermano mayor, encontré [el campo de] medios computacionales en Georgia Tech”. Allí aprendió a desarrollar tecnología para medios informáticos, como animación y gráficos.


En su último año de licenciatura, Cocking tomó una clase de estudio donde trabajó con otros dos estudiantes en una pieza de danza. Juntos, rastrearon los movimientos de tres bailarines locales y proyectaron visualizaciones de estos movimientos en tiempo real. Cocking se enamoró rápidamente de este medio de arte computacional. Pero antes de que realmente pudiera explorarlo, se graduó y se fue para comenzar un trabajo de tiempo completo en diseño de productos que ya había contratado. 


Cocking trabajó en diseño de productos durante cuatro años, primero en una startup y luego en Dropbox. “En el fondo de mi mente, siempre quise volver a la escuela de posgrado” para continuar explorando el arte computacional, dice. “Pero realmente no tuve el coraje de hacerlo”. Cuando llegó la pandemia y todo se movió en línea, vio la oportunidad de perseguir sus sueños. Con el apoyo de su familia, buscó cursos en línea en la Escuela de Computación Poética, mientras conservaba su trabajo diario. Tan pronto como comenzó, todo hizo clic: "Esto es lo que quiero hacer", dice.


A través de la escuela, Cocking escuchó que su asesor actual, Zach Lieberman, profesor asociado adjunto en el Media Lab, tenía una vacante en su grupo de investigación, el grupo Future Sketches. Ahora, pasa cada día explorando nuevas ideas para hacer arte a través de la computación. “La diversión es justificación suficiente para mi investigación”, dice ella.


Un esperado regreso al arte computacional


Cuando Cocking se unió por primera vez al grupo Future Sketches el otoño pasado, estaba llena de ideas y armada con sólidas habilidades de diseño, que había desarrollado como diseñadora de productos. Pero también había estado en una pausa de cuatro años de la codificación de tiempo completo y necesitaba volver a estar en forma. Después de consultar con Lieberman, se embarcó en un proyecto en el que podía aumentar sus habilidades de codificación mientras seguía explorando sus intereses en el cuerpo humano.


Para este proyecto, Cocking ahondó en un nuevo medio: la fotografía. En una serie de imágenes titulada Photorythms, tomó retratos fotográficos de personas y los manipuló utilizando técnicas de detección facial. “Dentro de la detección facial, obtienes 68 puntos de tu rostro”, dice ella. “Usando esos puntos, puede manipular el aspecto de la imagen para crear una fotografía de retrato más expresiva”. Muchas de sus imágenes cortan retratos usando una forma particular, como anillos concéntricos o rayas verticales, y los vuelven a ensamblar en diferentes configuraciones, que recuerdan al cubismo.


A través de Photorythms, Cocking también adoptó una práctica de "bocetos diarios" de su asesor, donde desarrolla un nuevo código todos los días para generar una nueva obra de arte. Si el trabajo resultante resulta ser algo de lo que está orgullosa, lo comparte con el mundo, a veces a través de Instagram. Pero "incluso si el código no significa nada, [estoy] perfeccionando [mis] habilidades de codificación todos los días", dice.


Ahora que se ha vuelto a acostumbrar a la codificación intensiva, "Tengo muchas ganas de sumergirme en el seguimiento del cuerpo este verano", dice Cocking. Actualmente se encuentra en la fase de ideación, pensando en diferentes formas de combinar de forma interactiva el seguimiento del cuerpo y la actuación en vivo. “Estoy medio asustada y medio emocionada”, dice.


Para ayudar a generar ideas, participará en un taller intensivo de cinco días a principios de julio que reunirá a artistas interesados ??en el arte computacional para la danza. Cocking planea asistir al taller con su mejor amiga de la universidad, Raianna Brown, que es bailarina. “Estaremos allí durante una semana en Chatham [Reino Unido], simplemente jugando con la coreografía y el código”, dice. “Esperemos que eso pueda generar nuevas ideas y nuevas relaciones” para futuras colaboraciones.


Difundir el amor por la codificación y el diseño


A lo largo de su viaje tortuoso y laborioso hacia el arte computacional, "nunca he dado por sentada la posición en la que estaba", dice Cocking. Ella reconoce el valor de tener acceso a oportunidades a partir de su propia experiencia, con un ciclo autosostenido de acceso en un lugar que le abre puertas en otro lugar. Pero “hay tanta gente de la que estoy rodeada que es inteligente y talentosa pero no tiene acceso a oportunidades”, especialmente en informática y diseño, dice. Debido a esto, desde la universidad, Cocking ha dedicado parte de su tiempo a brindar acceso a estos campos a niños y jóvenes profesionales de entornos subrepresentados.


La primavera pasada, Cocking trabajó con su compañera de estudios de Media Lab, Cecilé Sadler, para desarrollar un taller para introducir a los niños a los conceptos de codificación de una manera divertida. Los dos socios impartieron el taller en paralelo en diferentes lugares en mayo y junio: Sadler impartió una serie en Cambridge en colaboración con Blackyard, una organización de base centrada en jóvenes negros, indígenas y POC, mientras que Cocking regresó a su país de origen, Jamaica, y enseñó en el centro juvenil Freedom Skatepark cerca de Kingston.


Para llevar el plan de estudios del taller a Jamaica, Cocking se acercó a su amiga Rica G., que enseña informática en el centro juvenil Freedom Skatepark. Juntos, co-enseñaron el plan de estudios durante varias semanas. “Estaba tan nervioso que [los niños] simplemente se irían”, dice Cocking. "¡Pero en realidad les gustó!"


Cocking espera usar este taller como un trampolín para algún día establecer "un centro central para que los niños en Jamaica exploren la codificación creativa o el arte computacional", dice ella. “Esperemos que la gente vea la codificación como una herramienta para la creación y la expresión sin sentirse intimidada, y la use para hacer que el mundo sea un poco más extraño”.


Solicítanos ahora tu presupuesto para proyecto de Inteligencia Artificial, lo recibirás en un plazo de 48h hábiles.


Este artículo ha sido elaborado tomando el MIT como fuente.

11/08/2022, Overstand

 5(287 )



Pídenos presupuesto para desarrollar tu proyecto de Inteligencia Artificial y Machine Learning en Barcelona

Confía en nosotros como partners de proyectos AI/ML

captcha security