Usamos cookies. Más información  aquí Aceptar

Inteligencia artificial para proyectos del sector cosmético

Un revolucionario sistema de visión artificial ofrece un diagnóstico de tu piel

Proyectos de inteligencia artificial para la medicina estética

El desarrollo de proyectos de inteligencia artificial entrega, ahora, "la milla extra". La empresa catalana de cosmética MartiDerm ya ha empezado a usar su espejo inteligente que puede diagnosticar afecciones de la piel con inteligencia artificial en segundos y brindar recomendaciones de tratamiento personalizadas. Usando un software impulsado por IA, la herramienta analiza el tipo de piel de una persona usando ocho indicadores diferentes y recomienda la rutina de limpieza adecuada para el día, la noche y el cuidado semanal. La tecnología de visión artificial en el espejo recopila una base de datos de más de 5 millones de imágenes de diferentes edades y etnias para diagnosticar instantáneamente enfermedades de la piel. Resultados basados ??en medidas como arrugas, ojeras o manchas. Para Francesco Cuadrato, Director de Estrategia y Transformación de MartiDerm, “The Mirror proporciona una rutina específica que permite a los clientes ver qué productos están usando actualmente y qué productos necesitan para resolver sus mayores preocupaciones”.

Para desarrollar el prototipo, MartiDerm se asoció con la startup Actierror, con sede en Hong Kong, que les proporcionó la tecnología de efecto espejo. “La persona promedio se mira en el espejo 40 veces al día y dedicamos unos 15 minutos”, dijo Cuadrat. Por tanto, el hecho de que se coloquen espejos en el punto de venta en lugar de otros dispositivos, como tabletas, “incita al cliente a mirarse mientras el espejo ya ha comenzado a interactuar con él”, añade. Los espejos inteligentes se han instalado de forma experimental en cinco ubicaciones, entre farmacias o tiendas de cosmética, y los resultados han aumentado las ventas y la venta cruzada de MartiDerm. Además, según los directivos de la compañía, “nos permite fidelizar a los clientes y ser más sostenibles, ya que podemos reducir nuestra dependencia de formadores o comerciales que acuden al punto de venta para asesorar al cliente final”. MartiDerm se fundó en 1997 como laboratorio de dermatocosmética y es el resultado de la primera fórmula de dermatocosmética desarrollada por Josep Martí Tor en 1952 en una farmacia de la calle Aragó de Barcelona. Actualmente tiene su sede en Cervelló (Baix Llobregat) y un centro productivo de 10.000 metros cuadrados, dando empleo a más de 200 personas. Con una facturación global de más de 30 millones de euros, de los cuales el 50% se exporta, la empresa opera en más de 40 países de todo el mundo.

27/10/2022, Overstand


Blog sobre Inteligencia Artificial